Uso de vías fluviales para transportar materiales de construcción en Gante (Bélgica)

Por News Editor / Actualizado: 26 May 2015

Actualmente se está edificando mucho en el centro histórico de Gante. Sin embargo, el consiguiente tráfico pesado genera problemas, como la contaminación acústica y atmosférica, los malos olores y otros riesgos para la salud. El Instituto Flamenco de Movilidad (VIM), una organización independiente a la que el gobierno de Flandes encargó la ejecución de soluciones de movilidad sostenible, puso a prueba una iniciativa que consiste en transportar el material de construcción a una obra del interior de la ciudad a través de la estrecha red de canales fluviales de Gante.

El proyecto piloto antecede a la implementación de una red regional de centros de distribución y consolidación para el sector de la construcción, que utilizará vías fluviales como principal medio de transporte. La finalización de la ejecución está prevista para 2016.

Context 

Gante es una localidad belga de tamaño mediano con 257.000 habitantes. Últimamente proliferan las obras de construcción, ya que los edificios más antiguos e históricos están siendo restaurados o demolidos para hacer sitio a construcciones nuevas y modernas. Esto ha tenido una enorme repercusión en la movilidad urbana: el aumento del tráfico de vehículos pesados y vehículos comerciales ligeros incrementa el grado de contaminación y los niveles de ruido, además de suponer un problema para la seguridad del tráfico.

En la actualidad, la calidad del aire en Gante es moderada o mala un 30 % del tiempo al día y el 32 % de las emisiones contaminantes son causadas por el transporte. Más del 15 % de los habitantes está expuesto a unos niveles de ruido de 70 dB (A) o más y el espacio público cada vez está más ocupado por furgonetas y contenedores de escombros. La zona de construcción nueva en la que se puso a prueba la iniciativa de último tramo del VIM se encuentra en un área de compras peatonal (Langemunt) que sufre restricciones de acceso y espacio porque está cerrada al tráfico desde 1982.

In action 

El proyecto piloto de Langemunt forma parte de un proyecto más grande (Distribuild) que pretende desarrollar una red de centros multimodales de distribución y consolidación en Flandes y Bruselas. Estos centros procesarán las entregas de los materiales de construcción antes de enviarlos a su trayecto de último tramo con medios de transporte sostenibles.

El proyecto utiliza un tipo especial de barco plano (mezcla de barcaza y empujador) que ha sido modificado para resolver las limitaciones de la red fluvial de las ciudades. Demoliendo parcialmente el puente de gobierno y rebajando la grúa hidráulica de a bordo, se logró que los buques pasaran por debajo de los puentes de baja altura. Además de las modificaciones en los barcos, también fue importante reducir el nivel del agua para resolver los problemas que suponía la altura de las embarcaciones.

Estas barcazas navegaban entre la zona de nueva construcción, junto al río Leie, y un centro de consolidación ubicado a las afueras de la ciudad y conectado a la red principal de carreteras. Esta ubicación permitía concentrar cargas parciales de los materiales de construcción y enviarlas a su destino final en lugar de tener que realizar numerosos viajes en vehículos pesados hasta el centro urbano. La barcaza permitió además eliminar cerca de 60 toneladas de escombros por trayecto. Y, por si fuera poco, cuando no estaba siendo utilizada, esta barcaza hacía las veces de área de procesamiento y almacén temporal, facilitando las obras de construcción porque el edificio en obras carecía de espacio suficiente.

Results 

El establecimiento de un centro de consolidación a las afueras de la ciudad permitió embalar los materiales de construcción en unidades de distribución independientes que eran transportadas a la obra en una barcaza equipada especialmente con una grúa hidráulica. Esta barcaza puede transportar hasta 120 toneladas y resultó especialmente útil para trasladar los escombros de la obra al centro de reciclaje, ubicado justo al lado del centro de consolidación. En apenas 10 viajes, la barcaza logró sustituir los 75 trayectos en vehículo pesado hasta el mismísimo corazón de la ciudad medieval de Gante (cada trayecto, desde el centro de distribución a la obra, de unos 20 km). Esto redujo las emisiones de carbono un 76 % aproximadamente1).

 

La utilización de un centro de consolidación demostró que algunas de las actividades logísticas relacionadas con una obra de construcción en la ciudad se pueden realizar fuera de la obra. No debe confundirse con otras tareas auxiliares que requieren espacio y tiempo adicional. El proyecto estuvo en funcionamiento de marzo a julio de 2014 y el coste total fue de 43.000 euros. Sin embargo, el VIM calcula que se puede reducir aún un 60 % más, hasta los 26.600 euros, porque muchos gastos son iniciales. Un análisis coste-beneficio muestra que son más los beneficios que los costes: los beneficios ascienden a 5.625 euros, o 75 euros por trayecto de ida y vuelta.

1Basado en: barco 25 gramos CO2 por ton/km, camión: 105 gramos CO2 por ton/km     

Challenges, opportunities and transferability 

El proyecto consiguió demostrar que se pueden usar incluso barcazas o embarcaciones pequeñas en lugar de vehículos pesados para transportar los materiales de la construcción hasta la obra. Está previsto que en 2016 se complete la implementación regional de una red de centros de distribución y consolidación para el sector de la construcción. El transporte del material de obra entre los centros y las zonas de nueva construcción se llevará a cabo a través de canales fluviales. Este tipo de transporte se puede reproducir fácilmente en otras ciudades europeas que tengan redes fluviales en el corazón urbano. No obstante, el VIM encontró algunos obstáculos iniciales.

«El principal reto era acceder a la red fluvial de la ciudad, que presenta una serie de restricciones graves en cuanto a profundidad y altura», explicó el director del proyecto del VIM, Johan Boonen. «Esto implicaba la dificultad de encontrar una ruta que fuera óptima para los barcos, así como la escasez de lugares en los que se podían cargar y descargar, con lo que hubo que elegirlos con detenimiento».

Además, el proyecto demostró la ventaja que supone disponer de un centro de consolidación para los materiales de construcción en las afueras de la ciudad. Estos centros pueden funcionar como un punto de apoyo para las obras del centro urbano, ya que agrupan las cargas parciales en entregas de carga individual o prestan servicios de valor añadido tales como labores de prefabricación, clasificación, desembalaje o reciclaje. Este tipo de actividad se puede reproducir en cualquier ciudad europea de tamaño mediano o grande.

 

Topic: 
Urban freight/city logistics
Region: 
Northern Europe
Country: 
Belgium
Contact: 
Johan Boonen
Author: 
Jan-Willem Van Der Pas
05 Jan 2015
26 May 2015