Madrid, devuelta a sus habitantes (España)

Por News Editor / Actualizado: 28 Jan 2015

Madrid ha desarrollado un plan de movilidad urbana sostenible (PMUS) que establece los objetivos globales para la ciudad de cara a 2020: mejorar la calidad del medio ambiente así como la competitividad económica, la seguridad vial y la universalidad del sistema de movilidad urbana. El PMUS define las prioridades de la ciudad, predice escenarios futuros, establece actuaciones tipo y señala las consideraciones necesarias para su aplicación.

La mayor ambición del plan es devolver la ciudad a sus habitantes, que la habían perdido a favor del coche. El plan permitirá disfrutar de un transporte público más flexible y completo, y de unas calles más atractivas y saludables que fomentarán una movilidad activa.

Context 

Madrid es la metrópolis más poblada del sur de Europa, y la tercera del continente. En la ciudad viven unos 3,23 millones de personas (5 294,5 habitantes por km²), y más de 6,5 millones en su área metropolitana.

La ciudad es conocida por sus amplias avenidas y por sus cuatro grandes carreteras de circunvalación, que se conectan por medio de una red radial de carreteras. Pero Madrid es también famosa por su potente sistema de transporte público, compuesto por una red suburbana de 293 km de extensión y por 9 líneas de trenes de cercanías que, con sus 89 estaciones, conectan el área metropolitana con la ciudad, en la que existen 13 grandes intercambiadores de transporte. La red de autobuses urbanos consta, por su parte, de 200 líneas que se desplazan por unos 775 km de rutas y alcanzan zonas a las que no llega el metro. Las 1 560 bicicletas eléctricas del sistema público de alquiler y los servicios de vehículos multiusuario (car-sharing) aportan aún mayores cotas de flexibilidad al sistema de transporte.

El 43 % del espacio total de la ciudad está destinado a los peatones; en cuanto a los desplazamientos, el 42 % de los ciudadanos utiliza el transporte público, el 29 % se desplaza a pie y el 29 % restante utiliza vehículos privados. Aunque se trata de una distribución modal positiva, el PMUS de Madrid se propone desincentivar aún más el uso del coche privado en favor del transporte público y los modos activos de desplazamiento, con el fin de reducir el impacto negativo del tráfico de vehículos y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

In action 

El PMUS se basa en el trabajo realizado por la «Mesa de movilidad» de Madrid, un órgano consultivo participativo que ha creado una visión del modelo de movilidad sostenible para la ciudad, modelo cuya elaboración la Mesa ha compartido y consensuado con sus principales miembros (partidos políticos de la oposición, sindicatos, la Cámara de Comercio, asociaciones de vecinos, la autoridad de transporte, etc.).

A fin de elaborar el plan se llevó a cabo un diagnóstico exhaustivo de la situación actual de la movilidad en la ciudad, incluidas las previsiones de oferta y demanda para el año 2020.

El plan adoptó los objetivos propuestos por la Mesa de Movilidad basados en este diagnóstico, teniendo en cuenta igualmente los antecedentes y el marco estratégico del PMUS. La Mesa de Movilidad utiliza un proceso participativo para llevar a cabo el análisis cualitativo tanto del diagnóstico como de las líneas estratégicas de acción del plan. Este proceso permite detectar los puntos débiles del sistema y evaluar la viabilidad y conveniencia de las medidas propuestas.

El plan estableció tres líneas estratégicas principales:

  • Desincentivar la movilidad menos eficiente
  • Fomentar modos sostenibles de transporte
  • Mejorar de forma general el sistema de movilidad

Todos los años se publica un «Informe del estado de la movilidad» de Madrid, que hace las veces de mecanismo anual de control. En 2017 y 2020 se llevarán a cabo sendas evaluaciones de impacto más exhaustivas.

Results 

El plan sugiere 95 acciones específicas orientadas a conseguir en 2020 cerca de un 6 % de reducción del tráfico urbano en favor de la movilidad peatonal, el uso de la bicicleta y el transporte público.

Entre las acciones más destacadas cabe citar la introducción de un servicio de estacionamiento regulado (SER) inteligente, la mejora de la red de carriles-bici, la creación de carriles-bus y de métodos alternativos de aparcamientos de coches, y la introducción de soluciones tecnológicas para controlar el acceso del tráfico a las zonas de carga y descarga.

El PMUS reducirá el uso del automóvil, lo que contribuirá a aumentar el bienestar de los ciudadanos y a mejorar su calidad de vida. Madrid calcula que la aplicación de las medidas del plan reducirá en 3,2 millones de kilómetros los desplazamientos diarios en automóvil, lo que equivale a una reducción de 135 000 toneladas de CO2, 400 toneladas de NOx y 26 toneladas de PM2,5.

Madrid prevé que en 2020 necesitará dar cabida a unos 130 000 desplazamientos diarios adicionales (3,5 % de incremento). El plan permitirá absorber este aumento con modos sostenibles de transporte, con el fin de prevenir así una mayor congestión urbana.

Se espera que las medidas destinadas a desincentivar el uso del vehículo privado y promover otros modos de desplazamiento aumenten el porcentaje de uso del transporte público del 42 % al 45 %. La movilidad activa, como los desplazamientos a pie y en bicicleta, se incrementará del 29 % al 32 %, mientras que el uso del vehículo privado se reducirá, en consecuencia, del 29 % actual de desplazamientos diarios al 23 %.

Challenges, opportunities and transferability 

Este plan presenta importantes retos, como diseñar un espacio urbano a escala más local, social y humanizada, del que puedan disfrutar los habitantes de esta enorme metrópolis que registra millones de desplazamientos diarios y que necesita seguir siendo accesible y eficiente desde el punto de vista económico.

Los retos específicos consistirán en mejorar la calidad medioambiental de la ciudad y reducir el tráfico, garantizando al mismo tiempo un cierto volumen de tráfico de vehículos privados por medio de una mejor regulación y organización vial. Aumentar la velocidad operativa del transporte público, sobre todo fuera del anillo de la M-30 (la autopista de circunvalación que rodea los distritos centrales de Madrid), supone también otro reto importante, así como mejorar la eficiencia en la distribución de las mercancías urbanas.

Pero al mismo tiempo, y según los propios funcionarios municipales, el plan ofrece la oportunidad de recuperar espacio para los ciudadanos, maximizando el carácter lúdico y relajado de las calles y plazas, así como aumentar el patrimonio social y natural de los ciudadanos de Madrid, que desean seguir avanzando y viviendo en una ciudad saludable, eficiente y confortable.

In Depth 
Topic: 
Urban mobility planning
Region: 
Southern Europe
Country: 
Spain
City: 
Madrid
Contact: 
Paz Valiente Calvo
Author: 
Marco Valerio Salucci
07 Oct 2014
28 Jan 2015